¿Qué tan saludable es un huerto en la ciudad?

Publicado el 16 noviembre 2017

1A (8).png
     

Los huertos urbanos se han puesto de moda, entre otras cosas, porque es la mejor manera de garantizar que los alimentos que ingieres vengan de una fuente saludable, ecológica y casera, ¿qué de malo pueden tener si los estás sembrando con tus propias manos, con el cuidado de haber comprado los mejores insumos?

 

Desgraciadamente, el hecho de que cultives tu huerto en una ciudad como la CDMX, Guadalajara, Puebla o Monterrey va más allá de lo romántico que suena.

 

Hace algunos años, en una granja urbana en Filadelfia, Estados Unidos, Ryan Kuck, director de Greengrow, una comunidad de productores urbanos, se percató de que sus hijos tenían elevados los niveles de plomo en la sangre, por el consumo de las frutas y verduras que él mismo cultivaba.

 

El cultivo de huertos urbanos en terrenos o jardines en la ciudad es más riesgoso pues los suelos urbanos tienen metales pesados como el plomo emitido por los autos, además de que se usaba pintura con este metal para pintar edificaciones.

 

Y aún más, las hortalizas en general, son acumuladores de metales, no sólo de plomo, también de cromo, mercurio y cadmio. De acuerdo con un estudio de la Ciudad de México se encontraron entre 0.7 y 3.6 miligramos de plomo por cada kilogramo de hojas secas de lechuga (mg/kg); en la col se hallaron de 1.7 a 2.3 mg/kg; en las zanahorias de 0,5 a 3 mg/kg y los tomates entre 1 y 3 mg/k.

 

2A (7).png

Esto es a través del suelo, pero también en el aire o cuando llueve, las partículas contaminadas viajan en el ambiente y directamente en el agua de lluvia.

 

En cuanto a la contaminación atmosférica y las partículas PM10, es probable que las hojas las absorban a través de los estomas, acumulando metales pesados también.

 

Pero no te desanimes, esta información es justamente para que sepas qué más hacer con tu huerto urbano para que sea realmente saludable para el consumo de tu familia y para la ciudad en la que vives.

 

Los especialistas recomiendan tener un suelo o sustrato libre de contaminantes como los metales pesados; si quieres que tu huerto esté en tu jardín, tal vez tengas que hacer una inversión un poco mayor; o puedes sembrar en bastidores o cajas grandes sobre el suelo de tu jardín, con tierra diferente y sin contaminar.

 

En el caso de azoteas verdes, balcones o macetas, no hay tanto problema con el suelo porque ese lo compras tú. Sólo confirma que esté completamente libre de contaminantes. Víctor L. Barradas, del Instituto de Ecología de la UNAM, recomienda: “Un huerto urbano debe estar aislado del entorno urbano tal como lo puede estar en un invernadero, o realizar el cultivo en el interior de nuestras casas/apartamentos donde este tipo de contaminación es menor”.

¿Disfrutaste este artículo? No olvides compartirlo

     
¿Qué estás buscando?|