Nuestro planeta

05 junio 2017

Cada año por estas fechas los habitantes de la Ciudad de México echamos de menos un bien de la naturaleza que tenemos muy escaso: el aire limpio. Llegan las lluvias y se nos olvida lo que respiramos. Se van las lluvias y nos volvemos a ahogar. Y así hasta la siguiente contingencia. Nos negamos a hacer conciencia del daño que nosotros mismos nos ocasionamos y del costo que indudablemente llegará.

¿Cuánto más podremos aguantar?

Eso mismo se preguntan millones de habitantes de las zonas rurales del país y del resto del mundo, cuyo modo de subsistencia depende de la fertilidad del suelo y del suministro de agua dulceque la naturaleza provee, y quienes son los primeros en padecer los efectos negativos que la acción del ser humano ha causado en el medio ambiente por sobreexplotación, contaminación o cambio climático.

Por ello este año Canadá y el PNUMA han convocado a conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente conectando de nuevo con la naturaleza, reconociendo el daño que los seres humanos le hemos hecho y emprendiendo acciones para revertirlo.

Una buena forma de empezar es midiendo nuestra aportación personal a la crisis. ¿Cómo? A través de nuestra huella de carbono.

 Día Mundial del Medio Ambiente

La emisión de carbono o la huella de carbono se refiere a la cantidad de energía que utilizamos en nuestras actividades diarias, incluido lo que consumimos, y cómo eso se traduce en emisiones de carbono a la atmósfera.

Cuando las emisiones de carbono son muy elevadas, se concentran en la atmósfera –recordemos que es como la gran burbuja de aire que envuelve al planeta– y se eleva la temperatura. No sólo hace más calor, este aumento implica que los polos, por ejemplo, comiencen a derretirse, aumentando el nivel de los océanos, lo que provoca cambios y reacciones en los ecosistemas.

Por sí mismo, además, el dióxido de carbono (CO2) es un gas tóxico para las plantas, los animales y el ser humano. Y una de sus fuentes somos nosotros cuando hacemos mal uso de los recursos o abusamos de las energías no renovables.

¿Cómo saber qué tanto aportas personalmente al aumento de las emisiones de carbono? Acá te dejamos una calculadora para que lo midas.

‘Reducción de riesgos sanitarios

En 2015, la OMS, realizó el estudio ‘Reducción de los riesgos sanitarios a nivel mundial mediante la mitigación de los contaminantes climáticos de corta duración’, en el que subraya “la necesidad de reducir las emisiones de carbono negro, ozono y metano, denominados frecuentemente contaminantes climáticos de vida corta, que no solamente provocan un aumento importante de la temperatura del planeta, sino que además contribuyen considerablemente a los más de 7 millones de muertes prematuras anuales vinculadas a la contaminación del aire”.

Enterados de lo anterior, contribuiría mucho que este 5 de junio nos sumáramos a la celebración mundial y hacer conciencia de lo importante que es cuidar el lugar en que vivimos. El PNUMA está invitando a toda la población a sumarse al hashtag #ConlaNaturaleza, para que compartas fotos de las acciones que emprendas para proteger nuestro planeta.

Relacionadas

Nuestro planeta

Un invernadero que capta agua de rocío

17 de agosto, 2017

Uno de los principales obstáculos de la agricultura es que hay zonas en las que no se puede sembrar, como los desiertos. Gracias a este invernadero, fabricado en Etiopía, esto ya …

Leer más
Nuestro planeta

Nos estamos comiendo el agua

26 de julio, 2017

El 69% del agua potable disponible en el planeta está destinado a la siembra de alimentos… y casi la mitad se desperdicia.

Leer más
Nuestro planeta

El jardín de las plantas inteligentes

15 de julio, 2017

El jardín de las plantas inteligentes

Leer más