<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=2017051068583486&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Alimentación

LECTURA DE 4.1 MIN

La ciencia en los alimentos

Publicado el 08 febrero 2018

1A_la ciencia en los alimentos
     

¿Cuál es el papel de la ciencia en tu comida? Es mayor de lo que te imaginas.

Gracias a la ciencia hay más avances médicos que permiten que la gente viva más años y con mejor calidad de vida. Tan buenas noticias traen consecuencias y una de ellas es una población mundial creciente que demanda alimentos, cuya producción ha tratado de ir a la par gracias también a la investigación científica.

 

¿Qué ha hecho y hace la ciencia por la industria de los alimentos? El espectro es amplísimo. Por un lado, hay un trabajo biogenético con las semillas para mejorarlas, hacerlas más resistentes y conseguir que produzcan más en el mismo espacio de cultivo, a fin de alcanzar la meta de incrementar en un 60 por ciento la producción de alimentos para el 2050.

 

Esto es importante porque las semillas –como señala la FAO- son la base del sustento humano al representar las plantas más del 80 por ciento de su dieta y nutrición. Además son las depositarias del potencial genético de las especies agrícolas y sus variedades, que resultan de la mejora continua y de la selección a través del tiempo.

 

La producción de semillas de calidad requiere años de investigación, desarrollo e inversión, por la alta tecnología que se necesita para contar con los controles que aseguren la pureza genética y la calidad de los atributos fisiológicos, como la germinación. También se requiere de un adecuado manejo después de la cosecha, clasificación, tratamiento y almacenamiento que asegure su calidad.

 

En la medida en que haya mejora en el suministro de semillas y materiales de siembra de alta calidad, se garantiza una mejor producción agrícola que al mismo tiempo satisfaga los crecientes desafíos ambientales. El reto es grande porque de estas mejoras depende la seguridad alimentaria.

 2A_la ciencia en los alimentos

Suelos fértiles

 

La ciencia también ha contribuido en la supervisión y control de los suelos, toda vez que los terrenos cultivados gastan lentamente sus nutrientes y están más expuestos a la erosión, la cual se intensifica en terrenos en pendiente y no protegidos por cortinas rompevientos formadas por árboles y arbustos. 

 

La investigación se ha centrado en recuperar la fertilidad de estas tierras de cultivo, para que cuenten con los nutrientes necesarios que eviten el desgaste o incluso que éste pueda revertirse.

 

Esto se puede hacer, por ejemplo, cambiando un cultivo por otro o intercalando distintas plantas (como árboles, plantas de ornato o florales) en algunos espacios de cultivo. Aunque suena sencillo, se desarrolló mucha tecnología para entender cómo debían cuidarse, alimentarse los suelos y rotarse los cultivos.

 

Resistencia genética a las plagas

 

La ciencia aparece, además, en el control de plagas. A nivel mundial, las plagas cuestan miles de millones de dólares anuales por pérdidas de producción agrícolas, y roedores e insectos destruyen por lo menos el 10 por ciento de las cosechas almacenadas, de acuerdo con datos de la FAO.

 

Para combatirlas se han utilizado plaguicidas y sistemas biológicos de control, pero ambos métodos pueden ser costosos. Por ello los científicos han creado nuevas variedades de plantas utilizando a menudo genes de variedades silvestres con resistencia a las enfermedades. Por ejemplo, los genes silvestres se han utilizado para proteger las plantaciones cafetaleras de Brasil y una variedad silvestre de maíz mexicano proporciona resistencia contra siete enfermedades importantes.

 

En la medida en que los especialistas en mejoramiento genético renueven con regularidad la resistencia genética de las plantas a las plagas y se haga un manejo integrado de las mismas, con rotación de cultivos y cultivos mixtos, el rendimiento de los cultivos estará más cerca de garantizar la meta de producción para el 2050.

 

 

Referencias:

 

http://www.fao.org/seeds/es/

http://www.fao.org/docrep/006/W1309S/w1309s04.htm

http://www.fao.org/FOCUS/S/SpeclPr/spro12-s.htm

 

 

Suscríbete a nuestro newsletter

¿Disfrutaste este artículo? No olvides compartirlo

     
¿Qué estás buscando?|