<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=140733430110391&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

Recursos Naturales Agricultura Moderna

LECTURA DE 3.1 MIN

Este ‘oro verde’ mueve a la economía de Milpa Alta, y ya entró a la tecnificación

Publicado el 07 marzo 2018

1A_milpa alta
     

El gobierno de la Delegación Milpa Alta de la Ciudad de México abrió desde 2001 el Centro de Acopio de Nopal, un espacio creado para que los productores locales vendan sus cultivos sin intermediarios.

Desde su creación, los miembros de la Comunidad de los Nueve Pueblos ––una organización agraria de la delegación–– han sido los más beneficiados. La Comunidad está conformada por 4,000 productores que cuentan con 27,000 hectáreas en las que cultivan maíz, quelites, verdolagas, chilacayotes, haba, frijol, calabaza, limón, chile, jitomate, manzana y papa, pero su principal producto es el nopal.

Gracias a la organización de esta Comunidad y el apoyo del gobierno local, pudieron tener las dos naves techadas y cubiertas con las que actualmente cuenta el Centro de Acopio. El lugar tiene áreas específicas para descargar y cargar camiones, limpiar nopales, vender el producto de temporal y poner los puestos de hortalizas. Además, tiene electricidad, baños y hasta una zona de comida.

La actividad en el Centro de Acopio comienza a las dos de la mañana, los productores bajan con camionetas llenas de pacas de nopal de San Pedro Actopan, San Jerónimo Miacatlán, San Agustín Ohtenco, Santa Ana Tlacotenco, San Lorenzo Tlacoyucan, San Juan, San Pablo Oztotepec y San Francisco Tecoxpa. A diferencia de otros mercados no tienen un lugar fijo, así que se acomodan “como van llegando”, en la primera nave del Centro de Acopio, compradores e intermediarios esperan a los productores para llevarse los nopales a otros mercados de la ciudad.

La venta es mayorista y minorista, así que igual llega un camión de supermercado que una señora que se lleva pequeñas cantidades para después venderlos en la calle. También se lo llevan a fábricas locales en donde hacen tortilla, yogurt, mermelada y otros productos procesados a base de nopal.

2A_milpa alta

Aquí también esperan “los limpiadores”, hombres y mujeres que se dedican a quitar las espinas del nopal –cada uno puede llegar a limpiar hasta 4,000 nopales al día, pero depende del tamaño– después, el desperdicio que generan se lleva a un biodigestor que está afuera del Centro. En él, se transforman todos los desechos en un lodo con nutrientes que es devuelto a los agricultores para abonar a sus tierras, esta tecnología también es de origen nacional y es un proyecto con el que planean extraer gas metano para la comunidad.

En la segunda nave del Centro se encuentra el “área de temporales”, en donde se acomodan los agricultores que siembran cultivos de temporada, ellos no tienen ni lugar ni horario, en cuanto terminan se van y llegan otros.

También en esta zona se encuentran los concesionarios, que son los únicos que tienen un espacio fijo, por ejemplo, Doña María Elena Robles es una de ellos y está aquí desde que el proyecto empezó. Es oriunda del lugar y lleva 30 años viviendo de la tierra.

“Lo ven ahorita muy lleno, muy movido, pero nosotros tuvimos que levantarlo. Primero no venía nadie, tuvimos que promoverlo, competir con el precio que otros daban, hasta regalábamos lo que traíamos para que vinieran”, recuerda Doña María Elena al hablar del inicio del mercado.

En sus 15 hectáreas siembra todas las hortalizas de su puesto, aunque acepta que cuando no hay lluvia suficiente tiene que comprar a productores de Puebla, esto, sumado a que el mal clima afecta los precios.

“Con las heladas el nopal subió mucho, llegó hasta 300 pesos el ciento cuando casi siempre lo compras en 30 o 40 pesos. Lo más barato que puede estar es en 10 pesos 100 nopales limpios de cualquier tamaño, cambray, chico, mediano o grande”, comenta la vendedora.

El Centro de Acopio del Nopal se encuentra en la calle de Quintana Roo número 23 en Villa Milpa Alta. La mayor actividad es de 2.00 a 11.00 de la mañana, pero sigue abierto hasta las 6.00 de la tarde, aunque la mayor parte de los vendedores recogen sus puestos después del mediodía.

La industria del nopal le da empleo a gran parte de los habitantes de la delegación y, gracias a las nuevas tecnologías de agricultura urbana, el horizonte se dibuja cada vez más prometedor.

Suscríbete a nuestro newsletter

¿Disfrutaste este artículo? No olvides compartirlo

     
¿Qué estás buscando?|